Ariana Grande desafía las reglas de etiqueta en la Met Gala

La Met Gala es un evento anual que se celebra en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y es conocido como la noche más grande de la moda. Este evento reúne a algunas de las celebridades más importantes del mundo, que acuden para lucir sus mejores galas y desfilar por la alfombra roja.

Este año, la Met Gala fue especialmente emocionante, ya que se marcó el regreso de los eventos en persona después de la pandemia. Pero hubo una celebridad en particular que llamó la atención de todos: Ariana Grande.

Un look fuera de lo común

Ariana Grande siempre ha sido conocida por su estilo único y atrevido. Pero esta vez, la cantante decidió desafiar todas las reglas de la etiqueta y la moda en la Met Gala. En lugar de lucir un vestido extravagante y elegante, Ariana optó por algo muy diferente.

La cantante se presentó en la alfombra roja con un vestido largo con cola de la marca Vera Wang, pero lo más impactante fue el hecho de que su vestido estaba totalmente abotonado y cubierto con una especie de capa negra. Además, llevaba guantes que cubrían sus brazos hasta los codos y un velo que le cubría la cara. En resumen, su vestuario era más parecido al de una novia que al de una estrella de la música.

Un look con un significado especial

Pero esta apariencia tan "poco común" de Ariana Grande tenía un significado mucho más profundo que simplemente una elección estética. Según ella misma afirmó en sus redes sociales, su vestuario estaba inspirado en la obra de arte "Dante's Inferno", una famosa obra literaria que describe uno de los niveles del infierno.

En su publicación en Instagram, Ariana escribió: "Para mi primer Met, quería hacer algo que fuera auténtico y personal". Se sabe que, al igual que la obra literaria, la artista buscó en su apariencia una manera de expresar su propia versión del infierno que vivió después del ataque terrorista en su concierto en Manchester en 2017.

La controversia del vestuario

A pesar de su profundo significado personal, la apariencia elegida por Ariana causó una gran controversia en las redes sociales y en los medios de comunicación. Mucha gente criticó su elección de vestuario, comentando que su apariencia era demasiado "sombría" y "inapropiada" para un evento tan elegante como la Met Gala.

  • Algunos fans defendieron la elección de Ariana, diciendo que su apariencia era "valiente" y "llena de significado".
  • Otros, en cambio, sugirieron que su decisión fue un intento de "llamar la atención" y que la cantante buscaba hacer algo "diferente" para destacarse de los demás.

A pesar de todo, lo cierto es que el vestuario de Ariana Grande fue uno de los más comentados de la noche, lo que prueba que la cantante sigue siendo una de las celebridades más influyentes y reconocidas del momento.

Ariana Grande: mucho más que una cantante

Si algo queda claro después de la Met Gala es que Ariana Grande es mucho más que una simple cantante. Su presencia es siempre impactante en cualquier evento en el que participe, y su estilo único y atrevido la hace destacar de entre la multitud. Pero, más allá de su sinuoso camino en el mundo de la música, la artista nunca se ha olvidado de sus raíces y siempre ha utilizado su plataforma para ayudar a los demás.

  • Después del ataque terrorista del concierto en Manchester, Ariana organizó un concierto benéfico en la ciudad para recaudar fondos para las víctimas.
  • También ha hablado públicamente sobre temas como la salud mental y la igualdad de género.

En resumen, Ariana Grande es una de las estrellas más populares de la actualidad, pero su éxito no se debe solo a su talento musical, sino también a su capacidad para ser una voz fuerte y valiente en asuntos importantes. Así que, aunque su elección de vestuario en la Met Gala haya sido polémica, no hay duda de que Ariana siempre sabe cómo llamar la atención por las razones correctas.